DESPUES DE LA OPERACION

 

Drene todo el producto del sistema y limpie la aeronave y su equipo para minimizar el riesgo de corrosión.

     La gran mayoría de los plaguicidas pueden eliminarse lavando la aeronave, los vehículos y el equipo con agua y jabón y enjuagándolos luego con agua limpia.  Se pueden utilizar detergentes suaves.  Los sedimentos compactos de los productos se pueden eliminar después de humedecerlos con cepillos de cerdas duras.  Algunos productos pueden corroer rápidamente piezas de la aeronave y equipos.  Los materiales sólidos, deberán extraerse del interior de la estructura del fuselaje o de la cabina del avión, mediante una manguera de aire o un aspirador industrial.  No hay que olvidar las cubiertas de las ruedas en la operación de descontaminación.

     La descontaminación requiere grandes cantidades de agua, por lo que es absolutamente necesario utilizar un buen caño de agua sin contaminar.  Hay que hacer todo lo posible por canalizar las aguas sucias del lavado a un sumidero o a otro vertedero de seguridad, donde no haya peligro para las personas o animales domésticos o silvestres.

     No coma, beba, ni fume, durante las operaciones de descontaminación.

 

         - ANCLAJE.

 

         Si el avión se va a dejar solo en la pista se debe sujetar convenientemente para evitar que el viento le cause daños.  También es conveniente elegir un sitio abrigado de la pista para aparcar, teniendo en cuenta el peligro de las ramas caídas que de las tormentas puedan arrancar.  Igualmente sería prudente, si es posible aparcar fuera de la vista de la gente que pase.

 

         El avión ha de anclarse a fuertes piquetes por cada ala y por la cola.  Los piquetes han de ser metálicos y ha ser posible en forma de sacacorchos.  Las cuerdas de los vientos deberán estar lo suficientemente flojas para que puedan oscilar ligeramente con el aire.  Las ruedas deberán estar frenadas y calzadas y los mandos bloqueados.  Cuando hay vientos fuertes el avión queda mas seguro con la cola hacia el viento, siempre que quede bien anclado, en esta posición, el viento al quedar en los bordes de salida de las alas no produce empuje ascensional que pueda mover el avión.  En este caso, sin embargo, los mandos han de estar bien bloqueados para evitar que los empenajes oscilen de un lado a otro.

 

      - DESPEJE DE LA PISTA.

         Los envases vacíos de los productos no deben dejarse nunca tirados en cualquier sitio.

Los envases que hayan contenido herbicidas hormonales o insecticidas clorados o compuestos de arsénico o mercurio, no deben quemarse nunca.  Los envases de plaguicidas solo deben quemarse en incineradoras especiales ya que pueden presentar problemas con los vapores venenosos que resultan de su incineración.  Nunca se deben echar los envases vacíos en las charcas o en las corrientes de agua por el peligro de que se beba agua contaminada o el peligro de envenenamiento de peces.  Las zonas que se han tratado con herbicidas o insecticidas se han de vallar para que no entre en ellas el ganado.

         Los envases finalmente deberán de ser retirados y eliminados por empresas autorizadas para tal uso.

         La aeronave debe también cercarse para protegerla si el ganado vacuno esta suelto y cerca de esta ya que pueden rascarse contra ella.

 

       - REPOSTADO.

 

         En el trabajo agrícola es más difícil que nunca mantener el combustible y el equipo de repostado en buenas condiciones y la importancia de hacerlo cada vez es mayor.  Los siguientes puntos deben ser útiles:

 

         1. Los bidones, especialmente los que no están llenos, pueden recoger agua por condensación si se dejan de pie durante mucho tiempo.  Se aconseja tenerlos tumbados.  Existe una pasta que indica la presencia de agua, decolorándose en su presencia.

 

         2. Las bombas, mangueras, petacas, embudos y demás material utilizado en la operación de repostar deben mantenerse limpios y alejados de los productos agrícolas.  Las mangueras, deben ser resistentes a la acción de petróleo y todas las piezas de unión deben estar echas de materiales no férreos.  No se deben utilizar envases ni embudos de plástico, ya que pueden causar una descarga de electricidad estática con el consiguiente riesgo de incendio y explosión.

 

         3. Las tapas de los depósitos de combustibles se deben mantener limpias de suciedad y polvo.  Debido a lo sucio que es el trabajo agrícola, los respiraderos del tanque pueden llegar a obstruirse y, si no se limpian, el combustible no llega al motor, lo cual implica un gran riesgo.

 

         4. Se debe poner una toma de tierra en el avión antes de repostar para evitar que salten chispas de la electricidad estática.

 

         5. El combustible se ha de filtrar a través de una gamuza.

 

 

         6. Inspeccione el sistema del combustible de la avioneta diariamente por si hubiera señales de agua o suciedad en la taza del filtro.

 

         7. A veces se lleva combustible en el depósito de productos para vuelos ferry de gran duración; esto le proporciona a la aeronave una autonomía potencial considerable.